Cómo evitar las olas de calor del 2023

person Publicado por: Administrador Onlyfarma En: comment Comentario: 0 favorite Vistas: 99

En las últimas semanas hemos presenciado un aumento considerable de las temperaturas más propias de la estación de verano que primavera.

La última semana de abril en una gran parte de España se han registrado amplias zonas del sur con temperaturas del orden de 35 ºC y picos puntuales del orden de 38-39 ºC en zonas del valle del Guadalquivir, puntos del Guadiana, sureste y Ribera del Ebro. Las temperaturas estarían entre 10 - 12º C por encima de lo normal y, en algunos puntos, llegarían a los 15 ºC por encima de los valores medios.

Estos episodios de altas temperaturas pueden poner en riesgo nuestra salud ya que si no nos protegemos y cuidamos adecuadamente podemos sufrir un golpe de calor o algún trastorno relacionado con este aumento tan inesperado de temperaturas.

¿Por qué cada vez hace más calor?

Existen varias teorías que defienden que los aumentos de temperatura que sufrimos cada año puedan ser producidos por el calentamiento global.

El calentamiento global puede aumentar la frecuencia y la intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos, como las olas de calor, las sequías y las inundaciones. Estos eventos pueden tener graves consecuencias para la salud, como enfermedades respiratorias y cardiovasculares, así como enfermedades transmitidas por insectos.

El cambio climático también puede afectar la calidad del aire que respiramos, ya que el aumento de las temperaturas puede aumentar la producción de contaminantes del aire y las emisiones de ozono. Esto puede provocar enfermedades respiratorias como el asma y la bronquitis crónica.

El aumento de las temperaturas y sus peligros para la salud

El aumento de las temperaturas puede tener varios efectos negativos en nuestra salud. Uno de los principales peligros es el golpe de calor, que se produce cuando el cuerpo no puede regular su temperatura interna y se sobrecalienta. Esto puede ser especialmente peligroso para los ancianos, los niños y las personas con enfermedades crónicas.

Cuando llegan días de calor intenso, nuestro cuerpo lucha por mantener su temperatura corporal normal: se suda más, las venas se dilatan…

Este trabajo desmesurado de nuestro organismo se ve incrementado cuando:

  • Viene la primera ola de calor, ya que nuestro cuerpo todavía no está acostumbrado a las altas temperaturas.
  • Si el calor dura muchos días seguidos y además las noches son muy cálidas (por encima de los 25ºC).
  • Cuando no hay viento y hay mucha humedad.

Por ello, es muy importante estar informado de la meteorología para prevenir un posible golpe de calor.

Síntomas de un golpe de calor

Los síntomas de un golpe de calor pueden incluir:

  • Temperatura corporal elevada (por encima de 38°C)
  • Sudoración excesiva o falta de sudoración
  • Mareo y debilidad
  • Dolor de cabeza y náuseas
  • Confusión o delirio
  • Convulsiones o pérdida del conocimiento

Es muy importante vigilar y tratar cuanto antes estos síntomas, pues si no se tratan, un golpe de calor puede provocar daño cerebral, fallo orgánico y, en casos extremos, la muerte.

Consejos para evitar un golpe de calor

Podemos evitar problemas serios de salud derivados de las altas temperaturas empleando unas medidas muy sencillas:

  • Beber agua y líquidos antes de tener sed salvo enfermedades médicas que restrinjan la ingesta de líquidos. Es importante evitar las bebidas alcohólicas, el té, el café o bebidas muy azucaradas.
  • Refugiarse de las altas temperaturas en lugares frescos, a la sombra y si es posible que estén climatizados. Tomar de vez en cuando duchas o baños frescos para disminuir la temperatura corporal.
  • Evitar que el sol entre directamente por los cristales del hogar, para ello se recomienda tener las persianas bajadas y no abrir las ventanas cuando la temperatura exterior es más alta. Evitar aparatos (por ejemplo, la plancha) que desprendan calor en las horas más calurosas. Tener en cuenta que, a partir de los 35ºC en las casas, el ventilador solo mueve el aire y no refresca por lo que se conseja poner al lado recipientes con agua fría o con hielos para poder disminuir la temperatura del interior del hogar.
  • Hacer comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (gazpachos, frutas, verduras, ensaladas o zumos. )
  • Evitar realizar actividades en el exterior en las horas de más calor, sobre todo si son actividades de mucha intensidad.
  • Cuando se salga a la calle, buscar siempre la sombra, usar ropa ligera y de color claro, protegerse del sol y la cabeza con sombreros o gorros. Se aconseja utilizar calzado cómodo y que transpire.

Evitar la exposición directa al sol y a la radiación ultravioleta, las quemaduras solares pueden producirse en cualquier momento y por eso es muy importante usar foto protección.

Proteger a las personas de mayor riesgo de sufrir un golpe de calor

El calor afecta a todas las personas, pero no por igual, ya que hay algunos colectivos a los que puede afectar en mayor medida como son:

  • Personas de avanzada edad, especialmente, aquellas que vivan solas o que sean dependientes.
  • Pacientes con enfermedades: cardiovasculares, cerebrovasculares, respiratorias, renales, neurológicas, diabetes…
  • Personas que tomen algunos medicamentos (anticolinérgicos, betabloqueantes, anfetaminas, psicofármacos, diuréticos, anticolinérgicos o antihistamínicos. )
  • Personas con facultades mentales disminuidas.
  • Niños menores de 4 años.
  • Pacientes con obesidad o sobrepeso.

Por ello, debemos ayudar a las personas mayores que vivan solas o con facultades mentales disminuidas. Debemos visitar a estos grupos de personas al menos una vez al día para asegurarnos de que están perfectamente hidratados y controlados para evitar que sufran un golpe de calor.

Con los niños menores de 4 años debemos asegurarnos de que beben mucho líquido, vestirlos con ropa clara y ligera y en ningún momento dejarlos solos en un coche a pleno sol o con las ventanas cerradas.

Las personas que realizan trabajos intensos, en el exterior o actividades deportivas intensas deben reducir su actividad en las horas de máximo calor, protegerse del sol y beber abundantemente bebidas que repongan los líquidos y las sales perdidas por el sudor (agua, zumos, frutas, gazpacho, bebidas deportivas o rehidratantes...).

Cómo actuar ante un golpe de calor

El aumento de las temperaturas puede comenzar produciendo irritaciones en la piel, calambres y si no se trata, desencadenar problemas más serios que pueden llegar a provocar la muerte.

Debido a que nuestro organismo está compuesto por un 60% de agua y sales minerales es fácil que se pierda esa agua y sales por el sudor. Cuando se pierden los líquidos aparecen unos primeros síntomas que es muy importante reconocer para evitar complicaciones:

  • Dolor de cabeza
  • Mareos
  • Debilidad muscular
  • Calambres
  • Naúseas y vómitos
  • Aumento de la temperatura corporal

Un golpe de calor, es un estado muy grave de salud en el que el cuerpo es incapaz de controlar la temperatura que se incrementa muy rápidamente hasta alcanzar los 40,6º C.

A esta elevación de la temperatura se le pueden añadir síntomas de calor. Sequedad y piel roja, pulso rápido, dolor intenso de cabeza, confusión y pérdida de conciencia.

Si sospechas que alguien tiene un golpe de calor, es importante llamar cuanto antes a emergencias (112). Mientras esperas a que llegue la ayuda médica, puedes tomar medidas para reducir la temperatura corporal de la persona, como:

  • Mover a la persona a un lugar fresco y refugiado de las altas temperaturas.
  • Poner paños de agua fría en las axilas, nuca o ingle.
  • Proporcionar al paciente líquidos y agua para que beba despacio.

En conclusión, un golpe de calor puede ser una afección médica importante que puede tener consecuencias graves para la salud. Es imprescindible tomar medidas para prevenirlo, como mantenerse hidratado, evitar la exposición al sol durante las horas más calurosas del día y usar ropa protectora. Ante la llegada de elevadas temperaturas, debemos prestar atención a nuestros pequeños y mayores y ante cualquier sospecha de golpe de calor avisar cuanto antes a emergencias.

Desde nuestra parafarmacia online esperamos que este artículo os haya sido útil, recordad que siempre estamos disponibles para resolver cualquier duda o pregunta acerca de los golpes de calor y las altas temperaturas a través de nuestro whatsapp o teléfono.

ESCRITO POR:

maría suárez farmacéutica

Licenciada en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid.

Colegiada número 21421 del Colegio Farmacéutico de Madrid.

SOBRE MI:

Licenciada en Farmacia desde Marzo 2014, desde el inicio de la carrera he sentido atracción por la atención farmacéutica y ofrecer un trato personalizado al paciente. Asisto regularmente a cursos y formaciones organizados por el COFM, CSIF y la plataforma Mi Farma Formación para estar al día en las últimas tendencias y avances.

Desde el año 2019 formo parte del equipo de Onlyfarma y puedes encontrarme atendiendo a nuestros pacientes en la oficina de farmacia en la Calle Campiña 12 de Madrid.

Estoy entusiasmada por poder ofrecer información y consejos en nuestro blog a pacientes que quieran alcanzar un estilo de vida más saludable, o simplemente conocer más sobre algún tema relacionado con la salud.

Además de mi formación general en farmacia, he desarrollado una especialización en dermofarmacia. Me encanta trabajar con pacientes que tienen problemas de piel y ayudarlos a encontrar soluciones eficaces y seguras para sus necesidades. He estudiado en profundidad los productos y tratamientos y cómo pueden afectar a diferentes tipos de piel. Me siento altamente capacitada para ayudar a mis pacientes a encontrar los productos y rutinas adecuadas para sus problemas dermatológicos y trabajar con ellos para lograr los resultados deseados.

Comentarios

Sin comentarios en este momento!

Deje su comentario

He leído y acepto los términos de la política de privacidad.
Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre